lunes, 20 de febrero de 2017

En terreno ¿masculino? Mujeres en el transformismo

En terreno ¿masculino? Mujeres en el transformismo
YUSIMÍ RODRÍGUEZ LÓPEZ | La Habana | 20 de Febrero de 2017 - 08:54 CET.

"Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer" es una frase que suele
desagradarme. Pero tras conocer a Alberto, Dany, Sirod, Jean Carlo y
Jordano, casi me gusta. Detrás de ellos hay seis mujeres que se abren
camino en un mundo hasta ahora dominado por hombres: el del transformismo.

En Cuba, este arte exhibe nombres como Imperio, Maridalia, Estrellita,
Samantha, Chantal, entre otros. Personajes femeninos interpretados por
hombres. Casi todo el transformismo cubano lo hacen hombres. Pero cinco
habaneras empiezan a ser conocidas.

Argelia (Alberto, 49 años) se transformó durante mucho tiempo en
actividades de la Red Oremis de Lesbianas del CENESEX; solo declamaba,
no doblaba canciones.

"Tampoco me ocultaba los senos, usaba camisas y zapatos de mi cuñado, me
pintaba bigote".

Niurka (Jean Carlo, 52 años) empezó después, embullada por Argelia. Son
amigas y tenían una cafetería juntas. Allí, Argelia conoció a Ana, su
pareja actual. Luego, Ana las vio ensayar y se embulló. Es la versión de
Niurka; Ana tiene otra.

Ensayaban "A puro dolor"; como me sé la letra, les corregí cosas, les
dije cómo pensaba que debían moverse. Al otro día tenían espectáculo y
acompañé a Argelia. Cuando llegamos, me dijo "arriba, que te traje ropa,
vas a hacer el tema que ensayaste ayer".

Ana encuentra fácil interpretar un personaje masculino. Lleva el pelo
corto, no usa maquillaje. De chiquita, la criticaban diciéndole "pareces
un macho". Prefiere interpretar baladas. La salsa también le gusta,
evita bailar para que no la delate el movimiento de las caderas.

Niurka también se considera una "lesbiana fuerte" y encuentra fácil
transformarse en un hombre. Prefiere las baladas. Casi nunca música
salsa porque es "patona".

Llevaban pocos meses actuando en algunos lugares cuando apareció la
oportunidad de presentarse en el Concurso Miss Novata, en El Mejunje,
Santa Clara. Era de transformismo femenino; el masculino era gala.
Argelia, Ana, Niurka y Zoe (transformista que trabajaba con ellas hasta
hace poco) solo querían promocionarse. Días antes del evento, supieron
que el transformismo masculino sería competitivo, con transformistas de
varias provincias. Finalmente, hubo seis, incluyéndolas. Compitieron
entre ellas y con otras dos transformistas.

Mientras el jurado deliberaba, Alberto, Dany, Jean Carlo y Andy (Zoe)
ofrecieron al público, fuera de competencia, el Cuarteto Habana que "fue
una explosión, ha marcado más que las actuaciones individuales", cuenta
Argelia.

Ana obtuvo el primer premio; Zoe, el segundo, compartido con la
transformista de Santa Clara. Argelia recibió el gran premio. Para ella
lo más importante fue el reconocimiento a su trabajo después de tantos años.

Doris (Sirod, 66 años), profesora de Tai Chi, hizo transformismo hace
ocho o 10 años, en una fiesta. Se unió al grupo hace tres meses.
Inicialmente solo declamaba; ahora también canta. Es muy histriónica,
pero asegura no necesitar transformarse demasiado. Se define
orgullosamente como una lesbiana "bien fuerte", luce casi igual en el
escenario que fuera de él. Naylín (Jordano, 32 años) prefiere las
baladas, canciones de Melendy, Luis Fonsi, Alejandro Sanz y, de Cuba,
Leoni Torres. Considera más importante el sentido de la canción que el
artista.

Cuerpo de mujer bajo apariencia masculina

Aunque ser una "lesbiana fuerte" puede parecer una ventaja, no es fácil
pasar por hombres. Deben observarlos en la calle, cómo se mueven;
ocultar senos, caderas. "Es más fácil poner (lo que hacen los varones
para transformarse en mujeres) que quitar", opina Argelia. Tiene glúteos
prominentes y ha aprendido a disimularlos con gestos, la forma de
caminar, camisas holgadas. No le gusta el prototipo de hombre vulgar,
ordinario. Describe a su personaje, Alberto, como "un hombre
heterosexual fino, elegante, que canta salsa, baladas, boleros
antológicos, como Vicentico Valdés. Me gusta el estilo de Benny Moré,
Barbarito Diez, la elegancia al vestir de David Calzado".

Justo ella, ganadora del gran premio en el Miss Novata, es la más
femenina de las cinco. En su vida personal lleva maquillaje, ropas muy
femeninas y hasta tacones. Le gustan las uñas largas y pintadas. Para
los espectáculos, debe quitarse la pintura y cortárselas.

No es el único sacrificio que implica el transformismo. Deben comprar
camisas, pantalones, calzado masculino… "cosas que no podemos usar para
salir".

A María de los Ángeles, pareja de Niurka y representante del grupo, le
gustaría que saliera vestida de hombre. "El toque es que bajo esa
apariencia masculina, hay un cuerpo de mujer".

Ana sí ha salido de su casa vestida de hombre para ir a los espectáculos.

"La gente me ha hablado como a un hombre; por ejemplo, para pedirme
fuego. Se me ha olvidado mi apariencia y he respondido 'mi amor, yo no
fumo', como una mujer".

Naylín es bajita, muy delgada. Pide prestadas camisas del hijo
adolescente de una amiga. Pero los pantalones le ajustan demasiado
porque el niño es flaquito y ella tiene cuerpo de mujer. Usa sus propios
jeans.

Han recibido piezas donadas por amistades que han hecho por el camino,
gente que las ha visto en actividades o en algún vídeo grabado con un
celular. Una muchacha norteamericana les regaló las camisetas para
aplastar los senos. Al principio, usaban cintas que las apretaban
demasiado y, con el tiempo, podían hacerles daño.

Aunque el vestuario es muy importante, coinciden en que lo principal es
"la proyección escénica, vender la masculinidad". Una de las cosas más
llamativas es que incluso se colocan barba.

"Una transformista de Santa Clara me aconsejó hace años usar acetato y
pegar los pelos encima. Pero cuando sudas el pelo se cae y queda una
mancha blanca. Luego, un estilista me recomendó usar aceite, los pelos
se pegan y no deja mancha cuando sudas. Es lo que utilizamos", explica
Argelia.

"Últimamente me hablaron de la pez rubia. Dicen que con eso el pelo no
se cae", añade Ana.

'Quisiéramos un espacio, estatal o privado'

Pese a la inversión que deben hacer en ropas y calzado, estas mujeres no
viven del transformismo. Argelia, técnica en Estadísticas de Salud
Pública, y Ana, licenciada en Educación Primaria, son vendedoras
ambulantes de alimentos ligeros. Niurka fue bibliotecaria durante muchos
años, ahora renta su portal a cuentapropistas. Naylín es licenciada en
Cultura Física y técnico medio en Construcción Civil; fue agente de
Seguridad y Protección, ahora cuida a una señora.

Además de la Peña de Oremis en el Cine Acapulco, el cuarto viernes de
cada mes, se han insertado en el Museo de Mantilla y la Peña del Danzón
en la Casa de Cultura de Arroyo Naranjo, donde imitaron el cuarteto Los
Zafiros, uno de sus trabajos más difíciles hasta ahora, ensayado en
tiempo record y con el cual arrasaron. En esos y otros lugares no
cobran. Solo obtienen promoción.

Han sido invitadas en sitios donde la anfitriona es un transformista
femenino. Recientemente actuaron en El Amanecer. Argelia estuvo en La
Figura, pero percibe más solidaridad de ellas hacia los transformistas
femeninos que al revés.

"Al principio, los invitábamos y nos robaban todo el show; cuando nos
invitaban, nos decían: 'dos números'. Y, si acaso, hacer dúo con ellas.
Muchas veces, el público nos aplaude mucho y la anfitriona no deja que
el dueño nos invite otra vez", dice.

"Quisiéramos un espacio, estatal o privado, para el transformismo
masculino, invitar a transformistas femeninos (como en el Acapulco,
donde ayudan a promover jóvenes talentos),y que nos reporte economía",
comenta.

"No hay espacios donde las lesbianas de nuestra edad puedan pasar un
rato agradable, conversar, tomar algo", se queja Ana. "En todos, la
música es reggaetón y los cover son altísimos, aunque queremos que venga
público en general".

Source: En terreno ¿masculino? Mujeres en el transformismo | Diario de
Cuba - http://www.diariodecuba.com/cuba/1487540272_29082.html

martes, 14 de febrero de 2017

Las dos Marielas

Las dos Marielas
A la de esta historia dieron su nombre en honor a la hija del General
Martes, febrero 14, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello

LA HABANA, Cuba.- La historia que quiero relatar tiene dos partes, una
es verídica y la otra es ficción. La real es un hecho en el que me
vinculé en el mercado de Carlos III mientras hacía cola para adquirir
yogur, uno de los muchos productos deficitarios que hay en el país —a
pesar de que se vende en divisas—, en este caso con un precio de 70
centavos de CUC la bolsa, si bien hay otros que se comercializan en
diferentes envases que pueden alcanzar hasta 5 CUC.

Delante de mí, durante el tiempo de espera, había una joven de unos
treinta y tantos años, pero se veía bien maltratada por la vida. Tenía
el dinero en la mano, una parte en monedas de 5 y 10 centavos de CUC, y
un billete de 5 pesos moneda nacional —como se sabe, en las tiendas se
puede pagar en las dos monedas—. De pronto se le cayó al piso una pieza
de 10 centavos; pero para su infortunio rodó hacia abajo de una de las
vidrieras y aunque la mujer hizo mucho esfuerzo por cogerla no pudo.

Se viró hacia mí y me dijo: "se queda detrás de ella", señalándome la
persona que tenía delante. Yo le pregunté: "¿Usted se va?" y respondió:
"Sí, tenía el dinero exacto y comiendo m…. se me cayó una moneda de 10
centavos debajo de esa vidriera". Sin pensarlo dos veces le dije: "No,
no se vaya. Tome los 10 centavos".

Ella los aceptó con una gran cara de felicidad y me dijo: "No sabe
cuánto se lo agradezco, porque tengo la niña mayor enferma y no quiere
comer nada".

A partir de ese momento, con esa facilidad que tiene el cubano para
establecer una comunicación con otra persona, aunque sea desconocida,
estuvimos por más de 30 minutos —lo que duró la cola— conversando.

Me explicó que trabajaba de auxiliar pedagógica en una escuela primaria,
pero que muchas veces tenía que hacer de maestra porque faltaban los
educadores. Está divorciada y la pensión mensual que recibe del padre de
las niñas es de solo 50 pesos en moneda nacional; algo que, junto con su
salario, no le alcanza para vivir y tiene que estar inventando y
molestando a su mamá. Me dijo de manera textual: "No tiene idea de lo
que he tenido que hacer para darle de comer a mis niñas".

Como cualquier buen cubano, reside en un edificio que está considerado
inhabitable, pero no ha aceptado un albergue porque sabe de otras
personas que viven en esas condiciones y es un peligro para las niñas,
que ahorita son unas jovencitas. Debido a que su apartamento está en un
segundo piso y ya en el inmueble nada se arregla, no tiene agua y en
días alternos tiene que subir 10 o 12 cubos para resolver las
necesidades más prioritarias; aunque dice que tiene que dar gracias a su
mamá, porque le lava y le plancha los uniformes del colegio de las niñas.

"Imagínese. Mi mamá era militante del Partido (Comunista) y trabajaba en
la Federación de Mujeres Cubanas y como mi papá —que en paz descanse—
era de apellido Castro, se le ocurrió ponerme Mariela", cuenta. "Ella
ahora no come candela y se arrepiente de haberme llamado así".

Después contó que ella no le hizo caso a su mamá y se casó con un hombre
que bebía mucho, y cuando llegaba a la casa le pegaba; le costó mucho
trabajo salir de aquel suplicio y ahora se arrepiente de no haber oído
esos consejos.

Él les dejó ese desastre de apartamento donde viven en Centro Habana, y
ahora no puede virar para atrás porque su hermana se casó y tiene dos
hijos y ocupa la división de la sala, que servía como cuarto de ambas en
la casa de sus padres.

Me confesó que tenía días que estaba tan angustiada que cogía a sus
hijas y se iba caminando hasta el Malecón. Y eso que las muchachitas
comprenden toda la situación y no le piden nada según dijo; pero crecen
y les tiene que comprar zapatos para la escuela, uniformes e incluso
darles algo para que lleven de merienda, que casi siempre es un pan,
porque en el desayuno se comen a la mitad de la cuota de ella.

Pienso que tenía mucha necesidad de que alguien le escuchara todos sus
problemas y vio la oportunidad de desahogarse.

Con un poco de imaginación, mientras iba luego camino a mi casa comencé
a pensar cómo viviría la otra Mariela, esa por la cual la mamá de esta
le puso el nombre.

De entrada, todo el mundo puede ver su súper residencia en Miramar que
tiene hasta piscina, siempre llena de agua. También los varios autos que
hay dentro de la casa y el cuidado y mantenimiento que tiene la misma.
Eso es algo que no hay que imaginar y deja de ser ficción.

Pero seguro que esta Mariela Castro no hace cola para comprar una bolsa
de yogurt de 70 centavos de CUC y mucho menos se entristece si se le
pierde una calderilla, ella tiene resueltos, sin moverse de la casa,
todos sus problemas de alimentación.

Cuando se levanta a desayunar no "dona" su pan a los hijos. Una criada
le prepara el alimento, seguro con jamón, leche, pan, jugos, etc. Tiene
asegurado el café de todos los días, muy probable de importación, quizás
le guste hasta el Pilón o La Llave de Miami y lo mande a buscar.

No tiene que preocuparse por la hora en la que supuestamente pasa el
ómnibus para ir al trabajo; en primer lugar, porque no marca tarjeta, y
en segundo debido a que un auto moderno le permitirá llegar a su destino
laboral, sin siquiera tener que sudarse y empujar a la gente para entrar
en la guagua.

Podría seguir imaginando cosas que todos sabemos forman parte del nivel
de vida de la alta jerarquía gubernamental, pero se lo dejo al lector
para que así podamos compartir esta parte de ¿ficción?

Source: Las dos Marielas | Cubanet -
https://www.cubanet.org/opiniones/las-dos-marielas/

sábado, 28 de enero de 2017

Demandar como sobrevivientes, no como víctimas

Demandar como sobrevivientes, no como víctimas
RAFAEL GORDO NUÑEZ | Camagüey | 28 de Enero de 2017 - 10:59 CET.

En La Habana acaba de celebrarse el II Simposio Internacional Violencia
de Género, Prostitución, Turismo Sexual y Trata de Personas Berta
Cáceres In Memoriam, con el auspicio del Centro Nacional de Educación
Sexual (CENESEX), dirigido por la sexóloga Mariela Castro Espín. Según
ha anunciado el periódico Granma, el evento sirve para fomentar la
creación de políticas públicas inclusivas y analizar las brechas de
desigualdad, los mecanismos de control y dominación, y la prostitución
femenina.

Granma, sin embargo, no ha explicado nunca cómo todo el andamiaje
estatal cubano continúa anclado en un patrón binario, un enfoque
defensor de la igualdad entre hombres y mujeres de acuerdo a sus
genitales externos. Modelo capaz de anular el derecho de los humanos a
gozar su identidad sexual, y a disfrutar las múltiples formas de
construir el género.

No ha señalado, jamás, la imposibilidad de las estructuras
gubernamentales para superar una biopolítica y una ciencia jurídica,
incapaces ambas de reconocer los crímenes de odio contra las personas
homo y trans; y de penalizar la violencia en todas sus dimensiones.
Tampoco ha reconocido el limitado o nulo enfoque sociológico,
antropológico y psicológico que sobre el trabajo sexual tienen las leyes
implantadas en la Isla.

En Cuba la prensa oficial se refiera a estos temas cuasi por puro
compromiso. La violencia simbólica ejercida desde los medios de
comunicación afianza los estereotipos patriarcales y sexistas. Es
evidente en los programas humorísticos, los videoclips, la mayoría de
los dramatizados y el sistema informativo, el cual —por ejemplo— no
mencionó que el lamentable atentado en el club de Orlando, Florida,
había sucedido en un sitio nocturno frecuentado por un público gay.

La violencia encuentra cuerpo en la fotografía y en numerosos artículos
de la prensa plana, reivindicadora de la familia tradicional; en la
radio y sus jingles dirigidos al "macho varón masculino" y a la "hembra
recipiente reproductivo"; en la omisión y/o sustitución de vocablos por
sinónimos más convenientes.

Y si no, que alguien explique, por qué encontraron espacios los
discursos homofóbicos y discriminatorios acerca de la perpetuación del
matrimonio convencional, luego de la sustitución de la palabra "sexo"
por la de "género", en el nuevo Código de Trabajo. Quién se sintió con
la autoridad para brindarle a la Ministra de Trabajo y Seguridad Social
la oportunidad de expresar públicamente su desacuerdo con la transexualidad.

Que alguien provea una irrefutable (al menos una sola) razón para la
negación de las universidades a estudiar el asunto en cuestión más allá
del empoderamiento de la mujer. Y otra, sobre la negación de la
psiquiatría cubana a apoyar a las y los transexuales con un diagnóstico
diferente al de "disforia de género".

Sería conveniente entender, además, por qué durante el segundo ciclo del
Examen Periódico Universal ante el Consejo de Derechos Humano de las
Naciones Unidas, Cuba defendió únicamente sus avances en la materia
desde la perspectiva de lo tradicionalmente entendido como varón o hembra.

No hubiese sido en vano que el grupo de activistas del continente recién
reunido en La Habana indagase por la ausencia de los diplomáticos del
Estado caribeño en el salón de las Naciones Unidas el pasado 21 de
noviembre de 2016. Aquella ocasión habría servido para patentizar la
intención del Gobierno cubano de avanzar en la elaboración de mecanismos
inclusivos. Cuba debió haber votado entonces en contra de la resolución
propuesta por Botsuana para frenar el trabajo del experto independiente
de la ONU para la protección contra la violencia y la discriminación de
las personas debido a su orientación sexual e identidad de género. Sin
embargo, ese día la legación cubana en Ginebra decidió no ir a trabajar.

De haber asistido, los funcionarios diplomáticos cubanos podrían haber
demostrado el compromiso con los Principios de Yogyakarta, y su interés
real en cumplir con los postulados plasmados en los objetivos de la
Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista (PCC). Hoy varios
activistas se concentran en la aspiración de alcanzar una ley de
matrimonio igualitario. Y puede resultar estratégico soñarlo, por cuanto
significaría arrancarle a la Constitución socialista un derecho
reservado solamente a la familia heterosexual, la única con el beneficio
de garantizarle a otros el acceso al patrimonio y la herencia material.

El contrato social —ha señalado el brillante Alberto Roque Guerra—
promulgó un contrato sexual en los nacientes estados laico burgueses,
institucionalizando sus esencias patriarcales y la inferioridad de la
mujer. En Cuba ni siquiera se habla de las uniones poliamorosas, o del
poco acceso de las mujeres lesbianas a las técnicas de inseminación
artificial, por no mencionar el derecho a la maternidad y la paternidad
independiente, de quienes se asumen públicamente homosexuales.

Más que víctimas, somos sobrevivientes. Y de esa forma deberíamos
empezar a plasmar nuestras demandas. Y a exigir desde determinados
espacios donde nos pensemos iguales y no mártires. Hay derechos humanos
antepuestos a todos los debates. Exigirlos tal vez ayudaría a que las
banderas del arcoiris y las drag queens dejaran de existir por un solo
día en la calle 23, para integrarse a la cotidianidad del paisaje
urbano. Y quizás también de esa forma, alguien vendrá un día a
consultarnos sobre el Código de Familia y no a regalarnos pequeñas
migajas de una discusión engavetada en algún archivo de la Asamblea
Nacional.

A la institución dirigida por Mariela Castro debe reconocérsele el poder
de convocatoria. La capacidad para aglutinar organizaciones de diversas
partes del orbe, y la intención de proveer de un trasfondo científico a
la causa en común. También es justo valorar los avances en cuanto al
acceso gratuito y universal a las operaciones de reasignación de sexo.
Gracias al CENESEX numerosas personas trans han cambiado sus nombres y
fotografías en los documentos de identidad, y reciben atención integral
en ese centro. Sin embargo, y contra todo pronóstico, el nuevo carné ha
incluido la categoría "sexo". De tal suerte, no solo en las leyes, sino
también en la cédula personal, el reconocimiento jurídico continuará
siendo de acuerdo a las características morfológicas de los genitales
externos.

La transfobia ni siquiera ha sido integrada al discurso público, ni hay
espacio en él para los trabajadores enfermos de sida, las mujeres
negras, o los militares homosexuales. Las redadas policiales contra la
comunidad sexo-género-diversa, lejos de disminuir, aumentan, como
también aumentan los precios en los espacios nocturnos de socialización
gay. Estos existen casi exclusivamente en la capital del archipiélago, y
¿gracias? a los empresarios privados.

No hace mucho tiempo, el bloguero "Paquito el de Cuba" denunció en su
bitácora el mal rato dentro de un auto de patrulla, por el único delito
de caminar junto a otro hombre gay por un sitio considerado para
homosexuales por las fuerzas del orden de La Habana. No fue el único y
no será el último caso, hasta tanto Granma no publique un día la
aprobación de una normativa que, al menos desde el punto de vista
jurídico, garantice protección y vele por los derechos humanos de una
parte importante de la sociedad cubana. E incluso, aun así, todavía
estaríamos lejos de un sistema garante de los derechos sexuales y de
género.


Source: Demandar como sobrevivientes, no como víctimas | Diario de Cuba
- http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1485534005_28483.html

Debates del CENESEX dejan fuera las razones económicas entre las causas de la prostitución en la Isla

Debates del CENESEX dejan fuera las razones económicas entre las causas
de la prostitución en la Isla
DDC | La Habana | 27 de Enero de 2017 - 18:09 CET.

Una de las jornadas del segundo Simposio Internacional Violencia de
Género, Prostitución, Turismo Sexual y Trata de Personas, que sesionó en
La Habana esta semana organizado por el estatal CENESEX, centró sus
debates en "el atentado a la dignidad humana que representa la
explotación sexual como vía de lucro personal".

La mesa Prostitución: posicionamientos epistemológicos, prácticas e
imaginarios sociales en tensión agrupó a especialistas nacionales y
extranjeros y a oficiales del Ministerio del Interior (MININT) que
dieron su visión del asunto y se refirieron a sus experiencias en el
enfrentamiento a delitos como el proxenetismo, el tráfico sexual y la
corrupción de menores, según recoge la web oficial del CENESEX.

Todos estas contravenciones están tipificados y combatidos en el código
penal cubano pero según admitieron los agentes "necesitan perfeccionarse".

En ese sentido explicaron que "todavía les cuesta trabajo identificar a
las personas en condición de prostitución que eligieron esta opción por
voluntad propia" y las que han sido "obligadas por alguien más".

El Máster en Ciencias Yoandrys González García dijo que "la prostitución
constituye un asunto complejo, marcado por la diversidad de actores
sociales que involucra, por los distintos significados e imaginarios que
existen a su alrededor y por la multiplicidad de impactos negativos que
posee como práctica para el ser humano, cualquiera sea su sexo o género".

Otras presentaciones debatieron sobre las cuestiones que "continúan
siendo obstáculos en el camino a la hora de erradicar este mal" en la
Isla, como "la baja percepción de riesgo sobre el fenómeno, la falta de
experticia de las autoridades y la tolerancia y la aceptación, en muchos
casos, por las familias de las mujeres u hombres que venden sus cuerpos".

Sin embargo, no mencionaron entre estas cuestiones las necesidades
derivadas de la situación económica imperante.

La prostitución y el turismo sexual son problemas que se han disparado
en la Isla en las últimas décadas y por los cuales La Habana recibe
frecuentemente críticas de Washington y organizaciones internacionales
como la Organización de Naciones Unidas.

Durante la jornada del Simposio fueron presentados los
libros Masculinidades. Ensayos Históricos-sociales, compilado por el
Doctor en Ciencias Ramón Rivero Pino y Reseñas de estudios cubanos sobre
masculinidades, de los autores Oscar Ulloa Guerra y Rivero Pino, a cargo
de Teresa de Jesús Fernández, especialista principal de la Editorial
CENESEX.

Source: Debates del CENESEX dejan fuera las razones económicas entre las
causas de la prostitución en la Isla | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1485536982_28485.html

miércoles, 25 de enero de 2017

Opositoras, excluidas de la agenda oficial sobre violencia de género

Opositoras, excluidas de la agenda oficial sobre violencia de género
enero 24, 2017
Rosa Tania Valdés

Mujeres disidentes ofrecieron testimonios a Martí Noticias acerca de la
violencia a la que son sometidas por su actividad política, en abierta
contradicción con la actual campaña del Gobierno para frenar el maltrato
femenino.
La violencia contra las mujeres centra esta semana la atención de
expertos cubanos y extranjeros reunidos en Cuba, en un evento que busca
hacer avanzar una agenda oficial para aminorar "las brechas", mientras
opositoras denuncian abusos físicos y psicológicos por su activismo
político.

El Simposio Internacional sobre violencia de género, prostitución,
turismo sexual y trata de personas, concluye el miércoles en La Habana.
El evento lo organiza el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX)
en el marco de la jornada por la No Violencia hacia las mujeres y las niñas.

La violencia contra las mujeres es un tema que preocupa en la isla por
sus crecientes manifestaciones. En la apertura, la directora del
CENESEX, Mariela Castro, dijo que "todavía tenemos retos". Una nota del
sitio web de la institución reseñó agunas intervenciones.

Mareleen Díaz Tenorio, especialista del Centro Oscar Arnulfo Romero
(OAR), "aseguró que un posicionamiento teórico sobre la violencia de
género conlleva implícitamente una ruta metodológica y política, e
insistió en la necesidad de una educación positiva y propositiva que
cierre las brechas de desigualdad y fomente una sociedad diferente, de
derechos e inclusiva".

Pero fuera del evento otra es la realidad contada por activistas de
derechos humanos. Consultadas por Martí Noticias, opositoras al gobierno
de Raúl Castro ofrecieron sus testimonios.

"Es una inmoralidad (…) escuchar (en los medios) que el Gobierno está en
contra de la violencia contra la mujer y que cada domingo y cada día de
la semana el gobierno cubano arremete contra activistas de los derechos
humanos, mujeres", dijo en entrevista telefónica María Cristina Labrada,
Dama de Blanco, de 48 años.

"Todos los domingos yo soy víctima de ulceraciones en las manos cuando
te ponen las esposas (...) este domingo fui arrestada violentamente", dijo.

Susana Teresa Mas, periodista independiente de 63 años explicó: "Se ha
recrudecido la represión tanto física como telefónica (…) siguen a los
periodistas independientes, nos interceptan las comunicaciones".

"He pasado la noche muy mal porque me quitaron la comunicación por el
móvil. Tengo un nieto que se va al servicio militar hoy. Desde anoche me
quitaron la comunicacion, me la restablecieron ahorita, es decir, no
pude hablar con él anoche".

Sobre su vida diaria dijo: "Uno va caminando por la calle y va sintiendo
esa presencia policial que lo va siguiendo a uno a dondequiera. Soy una
ciudadana normal, no soy una ciudadana de enfrentamiento y sin embargo
me tienen un sistema de vigilancia donde quiera que voy, a una tienda,
un mercado".

Mas, que está jubilada, aseguró que la violencia de género se acrecienta.

"El Estado hace artículos sobre el tema, el periódico, pero ahí se
queda. Una ciudadana va a dar una queja y le dicen que es un asunto de
familia. La comunidad LGTBI sino es de la parte oficialista pues no le
dan participación en las actividades, y tampoco se toman medidas cuando
son agredidos o son violentados". agregó.

Labrada dijo que en ocasiones le impiden incluso ir a misa.

"Nos llevan a interrogatories cuando somos detenidas (…) los oficiales
de la Seguridad del Estado te empiezan a hablar de tus hijos, te
empiezan a hablar de tu familia, y eso es una tortura psicológica porque
la madre es madre, y cuando te hablan de que 'le van a hacer con tus
hijos, ten cuidado con tu hijo, te están amenazando", dijo.

"Llevamos 85 domingos que el gobierno cubano arremete contra mujeres
pacíficas, no violentas, porque nosotras no somos violentas, no tenemos
nada en las manos, ellos tienen la fuerza, tienen el poder, tienen los
medios y nosotros no tenemos nada. Nosotros simplemente lo que tenemos
es el valor y las ansias de libertad para Cuba", dijo.

Maidolis Oribe Perdomo, una disidente de 35 años y ex entrenadora
deportiva, cumple una condena de tres años en reclusión domiciliaria por
un delito común que según dijo, no cometió.

"Yo sí me siento violentada (…) soy maltratada. En menos de un mes han
allanado mi vivienda dos veces, han allanado la vivienda de mi suegra.
Me han llevado al calabozo, me han amenazado con llevarme a prisión.
Somos maltratadas física y verbalmente (las mujeres disidentes)", expresó.

"He sido golpeada varias veces y sé lo que la policía política es capaz
de hacer (...) Después de golpearnos, llevarnos hacia calabozos, nos
multan y luego nos llevan a un tribunal y nos encarcelan", comentó.

Source: Opositoras, excluidas de la agenda oficial sobre violencia de
género -
http://www.martinoticias.com/a/cuba-violencia-contra-mujeres-opositoras/137813.html

martes, 24 de enero de 2017

Mariela Castro organiza un simposio sobre violencia de género, prostitución y turismo sexual

Mariela Castro organiza un simposio sobre violencia de género,
prostitución y turismo sexual
DDC | La Habana | 24 de Enero de 2017 - 12:05 CET.

El estatal Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), que dirige
Mariela Castro Espín, está realizando el Segundo Simposio Internacional
Violencia de Género, Prostitución, Turismo Sexual y Trata de Personas,
desde este 23 de enero y hasta el 25 en el Centro Internacional de Salud
La Pradera, según dio a conocer el estatal Granma.

Castro Espín señaló que se han impartido talleres de capacitación a la
Policía Nacional Revolucionaria (PNR), abogados, jueces y fiscales en
diversos lugares de la Isla para ampliar y perfeccionar su preparación
en temas de abuso sexual y de género.

Asimismo, dijo que todavía existen brechas que requieren soluciones
inmediatas desde el punto de vista de la educación, la salud y las
organizaciones comunitarias.

"Todavía tenemos retos, pues no estamos totalmente satisfechos con lo
avanzado. Es nuestra responsabilidad facilitar encuentros para articular
ideas mucho más efectivas en la atención de estas problemáticas de
dominación y que en muchas ocasiones no hay conciencia de ello", apuntó.

El programa científico de este simposio cuenta con ponencias de
diferentes temas como la violencia de género, la migración y la
prostitución.

También el evento acoge el debate científico de investigadores y
personalidades políticas de países como Alemania, Suecia, Nicaragua,
Canadá y Estados Unidos.

El encuentro tiene entre sus objetivos establecer una estrategia
nacional integral que abarque las dimensiones de prevención y
rehabilitación para la atención a estas temáticas, así como la
protección a las víctimas y el tratamiento a sus victimarios.

La prostitución y el turismo sexual son problemas que se han disparado
en la Isla en las últimas décadas y por los cuales La Habana recibe
frecuentemente críticas de Washington y organizaciones internacionales,
como la ONU (Organización de Naciones Unidas).

La "magnitud" real de la violencia de género en Cuba es desconocida,
según admitieron el pasado año investigadores nacionales.

En el país poco se ha investigado sobre el tema. Una encuesta realizada
en 9.958 hogares de la Isla en 2014 constituyó "un primer acercamiento"
al fenómeno de la violencia de género en el ámbito doméstico cubano,
según reconoció el diario oficial Granma.

La abogada independiente Laritza Diversent, del Centro de Información
Legal Cubalex, declaró a DIARIO DE CUBA el pasado año que las leyes
cubanas, en lugar de penar los casos de violencia contra la mujer, los
fomentan.

"Cuando una mujer denuncia violencia doméstica, lo común es que la
Policía considere que es la palabra de uno contra la del otro y
desestime el caso. No es raro que se le imponga una multa a los dos por
escándalo público, aunque la mujer sea la agredida", dijo Diversent.

Source: Mariela Castro organiza un simposio sobre violencia de género,
prostitución y turismo sexual | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1485255908_28377.html

jueves, 12 de enero de 2017

Mariela Castro anuncia foro en La Habana sobre violencia de género y turismo sexual

Mariela Castro anuncia foro en La Habana sobre violencia de género y
turismo sexual
11 de enero de 2017 - 19:01

En Cuba particularmente la violencia de género sigue "legitimada" como
mecanismo de "control y dominación" porque "no se logra superar el
modelo patriarcal fácilmente, ni siquiera después de más de 50 años de
revolución"

LA HABANA.- La sexóloga y diputada cubana Mariela Castro, hija del
presidente Raúl Castro, anunció este miércoles la celebración por
segunda vez en La Habana de un simposio internacional que abordará temas
como la violencia de género, la prostitución, el turismo sexual y la
trata de personas.

El simposio, que se llevará a cabo del 23 al 25 de enero, reunirá a
académicos e investigadores de Ecuador, Alemania, Canadá, Guatemala,
Nicaragua y Sudáfrica y tiene entre sus objetivos contribuir a
actualizar y perfeccionar las políticas y estrategias nacionales para la
atención a estas problemáticas, explicaron sus organizadores en una
rueda de prensa.

Mariela Castro, que es directora del estatal Centro Nacional de
Educación Sexual (Cenesex) de la isla, dijo que esta edición incluirá
algunas de las tareas de la agenda de trabajo de la primera, celebrada
en 2013.

Entre ellas, citó la necesidad de continuar profundizando en las
categorías género, violencia de género y prostitución, de manera que
pueda brindarse un "soporte teórico" a las diferentes estrategias de
atención a varias problemáticas.

La especialista dijo que actualmente se trabaja en el establecimiento de
una estrategia nacional integral que abarque la "promoción, prevención y
rehabilitación" para la atención de las "causas, manifestaciones e
implicaciones" de la violencia de género, la prostitución el turismo
sexual y la trata de personas.

Además señaló que en Cuba particularmente la violencia de género sigue
"legitimada" como mecanismo de "control y dominación" porque "no se
logra superar el modelo patriarcal fácilmente, ni siquiera después de
más de 50 años de revolución".

"Es un modelo debilitado por el proceso revolucionario pero no se logra
superar totalmente por eso es que en los estudios siguen saliendo
evidencias de sus diferentes maneras de expresión en los diferentes
ámbitos de la sociedad", subrayó, aunque no mencionó cifras que ilustren
el comportamiento de ese problema en la isla.

Castro refirió que en el anterior simposio se identificó que requería de
investigación y profundización en el asunto de la prostitución femenina
como forma de violencia de género y la invisibilidad de la prostitución
masculina como fenómeno social.

Según su visión, la prostitución no se reconoce como trabajo sexual, al
ser una forma de "explotación" que además puede ocultar la trata de
personas y otras formas de explotación sexual y laboral.

Además abogó por trabajar en el mensaje educativo y de comunicación para
la población como parte del programa nacional de educación y salud
sexual, con el propósito de "comprender y prevenir con enfoque de
derechos y ejercicio de ciudadanía".

Mariela Castro informó que este encuentro se denominara "Berta Cáceres
in memoriam" y estará dedicado a la activista de derechos humanos
hondureña asesinada en marzo de 2016.

FUENTE: EFE

Source: Mariela Castro anuncia foro en La Habana sobre violencia de
género y turismo sexual | Noticias de Cuba, Cuba -
http://www.diariolasamericas.com/america-latina/mariela-castro-anuncia-foro-la-habana-violencia-genero-y-turismo-sexual-n4112117