sábado, 10 de diciembre de 2016

Film on Cuba's gay intolerance pulled from Havana festival

Film on Cuba's gay intolerance pulled from Havana festival
AFP December 8, 2016

Havana (AFP) - Drama spilled beyond movie plotlines and into real life
Thursday at the opening of a Latin American film festival in Havana,
where the authorities have excluded a movie touching on Cuba's
intolerance toward gays under Fidel Castro.

They barred "Santa et Andres," 33-year-old Cuban Carlos Lechuga's second
full-length feature, from the International Festival of New Latin
American Cinema in Havana due to a "question of principle," Cuban film
official Roberto Simth said.

"The film presents an image of the revolution that reduces it to an
expression of intolerance and violence against culture and makes
irresponsible use of our patriotic symbols and unacceptable references
toward comrade Fidel," Smith -- director of the all-powerful Cuban
Institute of Cinematographic Art and Industry (ICAIC) -- said in a
statement.

The former Cuban leader and revolutionary icon Fidel Castro died last month.

The movie's fictitious plotline was inspired by the lives of Cuban poet
Delfin Prats and other gay intellectuals such as Virgilio Pinera, who
were banned from publishing and displaying their work on the island
during a five-year period from 1971-1976.

The film's exclusion provoked debate on social networks, where Smith and
Culture Vice-Minister Fernando Rojas exchanged heated words with Lechuga
and his supporters.

Lechuga, who defended his work calling himself a "patriot who lives and
works in Cuba," declined to speak to AFP until after the festival's end.

The competition opened Thursday with the screening of "The Illustrious
Citizen" ("El Cuidadano ilustre") by Argentine directors Gaston Duprat
and Mariano Cohn Damian Szifron, whose film will compete against 17
others for the Grand Coral first prize.

Invitees include the American directors Oliver Stone, who will present
his latest film, "Snowden," and Brian de Palma, organizers said.

Traditionally stigmatized in Cuba, homosexuality was fiercely repressed
for many years under the communist regime, which interned gays in work
camps in the 1960s and ostracized them in the 1970s.

Source: Film on Cuba's gay intolerance pulled from Havana festival -
https://www.yahoo.com/news/film-cubas-gay-intolerance-pulled-havana-festival-213352263.html

jueves, 8 de diciembre de 2016

Mariela Castro’s Disrespect in New York

Mariela Castro's Disrespect in New York / Cubanet, Jorge Angel Perez

Cubanet, Jorge Ángel Pérez, Havana, 1 December 2016 — A cable from the
Cuban press agency Prensa Latina, written by Waldo Mendiluza, warned me
that the sexologist, parliamentarian, and daughter of Raul Castro, was
in New York.

According to the cable, the director of Cuba's National Center for
Sexual Education (CENESEX) spoke to the United nations about the social
justice that distinguished the Revolution that triumphed in 1959, and
also the way in which this "generous politician" was dealing with the
rights of Cuba's LGBTI community.

According to the cable, Mariela praised the transformations on the
island, at all levels, during the nearly six decades of the "Revolution"
in power, and added that these developments contributed to the Cuban
population being much more open to an understanding of social justice,
facilitating this kind of work against homophobia and other prejudices.

The assertion that "this scenario means that, even when there are
problems, they are not expressed through violence, with exceptions, as
happens in other countries with major advances in legislation in the
matter of the rights of the LGBTI community," is odd.

And the oddity is that again, this official discourse is more interested
in defending things, that is the "Revolution," rather than persons, when
it should be the exact opposition, and it seems disrespectful to me. No
object deserves more respect than a person.

As we have known for a long time, respect is one of man's greatest
virtues. No wonder Zeus sent his son Hermes to teach men respect and
justice, and this is what the homosexual community in Cuba most needs:
respect and justice.

It is thoughtless to say that violence against homosexuals is less in
Cuba than in the rest of the world. To forget that homosexuals have
suffered from violence is thoughtless. To forget that homosexuals have
been been victims of institutional homophobia is thoughtless. It is
impolitic not to recognize that the "Revolution" did not care for the
integrity and dignity of lesbians, gays and transexuals. We need to talk
about this every day and name those responsible.

It is insolent to once again try to care for institutions, things,
instead of protecting those men and women who prefer, each one of those
days, those like themselves. Nothing can advance if praising the
"goodness" of a "revolution" marginalizes homosexuals.

It is counterproductive to defend the politics of a revolution that
created concentration camps for homosexuals, that expelled them from the
universities, and called them "deviant." It is odd that the voice
singing of this "policy of vindication" is a heterosexual woman who
doesn't know the suffering of those she "represents" and "defends."

In Cuba there is violence against homosexuals and to deny it is
embarrassing. In this country they continue to be repressed, and hate
crimes are not solved. In Cuba, the moral judgment of its institutions
remains opposed to freedom. I, for one, have not seen the documentary
"Mariela Castro's March: Cuba LGBTI," which was presented at the United
Nations on 17 November in the presence of the director of CENESEX, and
broadcast on HBO on 28 November.

It would be fair to put it on Cuban television in primetime. It was
presented at the last Festival of New Latin American Cinema, albeit with
some discretion, and could not be expected to act otherwise if the
testimonies of some homosexuals who were offended by the homophobic
policies of the "Cuban revolution" appear on the tape.

That is not, apparently, the fate of "Santa and Andres," a film whose
main subject, according to its director, is "freedom, freedom,
freedom"; that's disrespectful, as is the fact that Mariela Castro will
use her visit to New York to do some shopping.

That day a friend wrote telling me he had seen her at The Home Depot
where apparently she was trying to buy lightbulbs, I guess to light her
home. And I wonder if she decided to buy the same energy saving bulbs I
am forced to buy.

Mariella Castro buys lightbulbs in Manhattan, despite the fact that in
an interview on Cuban television conducted by the journalist Cristina
Escobar, she assured the viewers that her salary doesn't last her to the
end of the month.

Source: Mariela Castro's Disrespect in New York / Cubanet, Jorge Angel
Perez – Translating Cuba -
http://translatingcuba.com/mariela-castros-disrespect-in-new-york-cubanet-jorge-angel-perez/

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Cuba, intelectuales, política y homosexualismo

Cuba, intelectuales, política y homosexualismo
En Cuba el "closet" mucho más allá de la preferencia sexual
Redacción CE, Madrid | 07/12/2016 8:50 am

Asumir la identidad, desde el punto de vista de la preferencia sexual,
se convirtió en causa de disidencia en Cuba. Pero no siempre fue
necesario aparentar lo contrario —también desde el punto de vista
sexual— sino convencer de que se era revolucionario. Aunque a nadie se
le permitió gritar a los cuatro vientos que era homosexual, a un grupo
privilegiado se le permitió serlo sin problema.
Mientras abundan los relatos de los que sufrieron persecuciones y fueron
marginados, merece también una novela la descripción de las
complejidades y los temores de quienes disfrutaron de los beneficios del
poder, pero al mismo tiempo sabían que su "defecto" podría ser esgrimido
en cualquier momento, para ponerlos en apuro o arrancarles sus privilegios.
No fue simplemente el caso del escritor, artista o funcionario que en
determinado momento cayó en desgracia por sus preferencias sexuales para
luego ser "reivindicado". Se debe realizar también el recuento de lo que
le ocurrió al que nunca molestaron, quien vivió de forma escurridiza
aceptando una dualidad más o menos desafiante. Quien fue, al mismo
tiempo, vencedor de las circunstancias y cautivo de no poder expresar a
las claras su orientación sexual.
La represión a los homosexuales en Cuba tiene dos características que
con frecuencia se confunden. Una es la más conocida: la persecución al
ciudadano por sus preferencias sexuales. En esto el Gobierno de la Isla
no se diferenció de otros regímenes totalitarios. Hitler, por ejemplo,
mandó a los campos de concentración a la mayoría de los homosexuales
alemanes, quienes anteriormente habían conocido una época de abierta
libertad sexual durante la República de Weimar. La creación de las
Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP) representó el ejemplo
clásico, pero no el único: las condenas a prisión, las redadas, las
vejaciones y las expulsiones se extendieron por un período que abarca
antes y después de la existencia de las UMAP.
Durante los años de persecución declarada, predominaron dos actitudes
ante los homosexuales: la línea dura consideraba que eran depravados; la
vertiente liberal argumentaba que eran enfermos. En ambos casos, el
Estado se consideraba en la obligación de actuar contra la "anormalidad".
El cambio vino no por voluntad gubernamental, fue impuesto por las
circunstancias. En la crisis del Mariel, declararse homosexual —fuera
verdad o mentira— equivalía a ser expulsado del país. Fue en ese momento
que los verdaderos homosexuales le ganaron la batalla al recién
fallecido exgobernante Fidel Castro. Hasta entonces el Gobierno había
intentado "curarlos" o "reformarlos". De ahí en adelante se declaró vencido.
Al igual que en otros regímenes totalitarios, la persecución homofóbica
en Cuba tuvo su origen en un objetivo unificador —el afán en acabar con
lo diferente—, pero también fue guiada por esa evaluación machista que
caracteriza al homosexual como un "enfermito", alguien fácil de
aniquilar o doblegar. Resultó todo lo contrario. La victoria implicó un
cambio en la escala de valores de los cubanos. En una sociedad
tradicionalmente machista, muchos fingieron "partirse" con tal de
abandonar la Isla. Ser "afeminado" pasó de ser un estigma a convertirse
en un privilegio. A Castro no le quedó más remedio que pactar. Pero el
cambio de actitud que implicó ese pacto dejó fuera el segundo aspecto de
la represión homofóbica.
La segunda característica de esta represión es que no fue hacia todos
los homosexuales, sino entre los homosexuales. En este caso, la
fidelidad o vinculación con el régimen fue utilizada como patente de
corso. Parodiando una frase muy repetida, "todos los homosexuales eran
iguales, pero había algunos más iguales que otros". Así existieron
determinados refugios, sobre todo en los organismos culturales, como la
Casa de las Américas, el ICAIC y el Ballet Nacional. Se consideraban
"nidos de locas", pero también sitios vedados.
El homosexual "respetado" ejerció una doble función: su impunidad era a
la vez un privilegio y una burla. Despertaba el desprecio, pero también
la envidia a los ojos del militante de esquina, machista y resentido.
Simbolizaba una esperanza torcida para el otro, el que compartía con él
igual orientación sexual, pero se veía excluido por criterios políticos.
Para muchos homosexuales, la disyuntiva no fue entre ser "macho" o ser
"loca", sino entre ser un revolucionario "pasivo" o "activo". Fue por
ello que la homosexualidad actuó como un intensificador de las actitudes
revolucionarias y contrarrevolucionarias.
En Cuba el "closet" mucho más allá de la preferencia sexual. Llama la
atención el relativo éxito que ha tenido el gobierno cubano, sobre todo
en la esfera internacional, en su intento de reducir la represión —y en
especial en el caso de los escritores— a los homosexuales. Sin embargo,
en algunas esferas del campo cultural —a diferencia de lo que ocurría en
la educación y el Ejército, por ejemplo— la orientación política
expresada en la fidelidad absoluta al responsable del organismo, y no la
sexual, fue el criterio definitorio.

Source: Cuba, intelectuales, política y homosexualismo - Noticias - Cuba
- Cuba Encuentro -
http://www.cubaencuentro.com/cuba/noticias/cuba-intelectuales-politica-y-homosexualismo-327958

domingo, 4 de diciembre de 2016

El impactante documental sobre los campos de concentración de homosexuales en Cuba

El impactante documental sobre los campos de concentración de
homosexuales en Cuba
Por Rodrigo Duarte 4 de diciembre de 2016

Fidel Castro y Reinaldo Arenas, figuras centrales en "Conducta impropia"
Fidel Castro lo había dejado claro desde el inicio. "Nunca hemos creído
que un homosexual pueda personificar las condiciones y requisitos de
conducta que nos permitan considerarlo un verdadero revolucionario. Una
desviación de esa naturaleza choca con el concepto que tenemos de lo que
debe ser un militante comunista", declaró el dictador cubano en 1965,
alrededor de la misma época en la que comenzaba la brutal persecución a
homosexuales por parte del gobierno cubano. Apenas seis años antes, e
inspirado en la revolución soviética, Castro había derrocado del poder a
Fulgencio Batista con un discurso que pregonaba por una sociedad más
justa, pero lo que vendría después se parecería más al comunismo de los
gulags estalinistas que el de la utopía igualitaria.

Tras las purgas ideológicas, juicios revolucionarios y centenares de
fusilamientos que marcaron los primeros años posteriores a la toma de La
Habana, la siguiente fase del plan depurador del dictador cubano tuvo
como objetivo "reeducar" a los disidentes sexuales, considerados una
amenaza para la organización de una sociedad en la que emergería el
hombre nuevo, aquel individuo verdaderamente emancipado de las garras
del capitalismo según la teoría marxista.

Si bien muchos teóricos y admiradores de Fidel todavía minimizan -o
directamente niegan- la existencia de los campos de concentración de
homosexuales durante la Revolución Cubana, un documental poco difundido
pero que ahora puede verse en YouTube da cuenta de la inhumana
persecución a homosexuales. Se trata de "Conducta impropia", una
producción de la televisión publica francesa estrenada en 1984, con la
dirección de dos afamados realizadores: Néstor Almendros, más
conocido por sus contribuciones como director de fotografía a clásicos
de la nouvelle vague, y Orlando Jiménez Leal.

Si bien ambos cineastas habían apoyado inicialmente a la Revolución,
incluso filmando películas en apoyo del nuevo Gobierno y discursos de
Fidel que eran luego enviados al exterior como material propagandístico,
rápidamente la naturaleza autoritaria de Castro los transformó en
opositores al régimen e hicieron lo que todo disidente debió hacer en
Cuba: escapar para preservar su integridad intelectual y su vida.

Almendros recaló en Francia y Jiménez Leal hizo lo propio en Madrid.
Años más tarde, con la ayuda del también exiliado Reinaldo Arenas, uno
de los escritores más afamados de la literatura cubana, dieron forma a
Conducta impropia, recogiendo testimonios de decenas de cubanos, en su
mayoría homosexuales, que habían sido enviados a los campos de
concentración, enmascarados con el burocrático nombre de UMAPs (Unidad
Militar de Ayuda a la Producción).

Tal vez el testimonio más impactante de la película es el de José Mario,
uno de los primeros en ser confinado a los campos de detención que se
habían levantado en la ciudad de Camagüey, a casi 600 km de La Habana.

Mario fue el primero en escribir sobre su experiencia en las UMAPs luego
de escaparse de Cuba, y su crónica, publicada en una revista literaria
española a mediados de los 70s, llamó la atención de Almendros. En ella
se describían la rutina en de los detenidos (trabajar en la siembra de
tabaco o caña desde el amanecer hasta que caía la tarde), la
construcción e instalaciones de los campos (barrancas grandes donde se
ubicaban los dormitorios y cercas electrificadas para que nadie
escapara) y el abuso de los oficiales ("Los artistas e intelectuales son
todos maricones", era lo que le repetía uno de sus vigilantes).

En la película Mario relata todos estas vivencias y detalles pero además
recuerda un detalle escalofriante: en la entrada del campo de
detención se destacaba un cartel con la frase "El trabajo los hará
hombres", que evocaba al Arbeit macht frei ("El trabajo los hará
libres"), el infame letrero colgado en la entrada de los campos de
exterminio nazi.

Pero los homosexuales no eran los únicos blancos: en las multitudinarias
redadas también se capturaban "hippies" (entendido como todo aquel
cubano que vestía camisas de colores, tenía el pelo largo o le gustaba
el rock) y también quienes exhibieran una "conducta impropia", lo que
podía ser cualquier cosa que se le ocurriera a las brigadas de moralidad
de Fidel. Muchos llegaron a denunciar haber sido arrestados y enviados a
los campos de trabajo solo porque alguien tenía un problema personal con
ellos o un vecino quería quedarse con su habitación.

Reinaldo Arenas, quien desde Nueva York se encargó de reunir la mayoría
de los testimonios de los cubanos exiliados que aparecen en la película,
también cuenta a cámara su propia experiencia en las UMAPs, su largo
período haciendo trabajos de construcción de edificios que alojarían a
obreros soviéticos y el calvario que le esperaba después de ser liberado.

"Cuando volví, todas mis cosas habían sido confiscadas, mi casa, mis
pertenencias, hasta mis manuscritos, así que me vi en la calle.
Irónicamente, yo ya era famoso mundialmente, pero no tenía ni maquina de
escribir, ni un cuarto donde hacerlo, era un vagabundo pidiendo a mis
amigos que me dejen dormir en sus casas todas las noches. Cuando
preguntaban por mí escritores que venían del extranjero, las autoridades
decían que no había ningún escritor llamado Reinaldo Arenas. Pasé a
convertirme en un personaje de Orwell, en una no-persona".

Finalmente, y gracias a la presión de intelectuales y artistas en el
extranjero, en 1968 serían cerrados los campos de trabajos forzosos, que
se calcula fueron padecidos por 25 mil a 30 mil personas (además se
contabiliza que decenas de homosexuales cubanos se suicidaron por temor
a ser llevados allí).

Tendrían que pasar 45 años para que Fidel Castro aludiera a estos
infames eventos. En 2010, consultado por un periodista mexicano sobre su
persecución a los homosexuales, Castro haría una inusual autocrítica:
"Fueron momentos de una gran injusticia (…) Piensa cómo eran nuestros
días en aquellos primeros meses de la Revolución: la guerra con los
yanquis, el asunto de las armas, los planes de atentados contra mi
persona. Escapar a la CIA, que compraba tantos traidores, a veces entre
la misma gente de uno, no era cosa sencilla; pero en fin, de todas
maneras, si hay que asumir responsabilidad, asumo la mía". Reinaldo
Arenas había fallecido dos décadas atrás en el exilio.

Source: El impactante documental sobre los campos de concentración de
homosexuales en Cuba - Infobae -
http://www.infobae.com/america/cultura-america/2016/12/04/el-impactante-documental-sobre-los-campos-de-concentracion-de-homosexuales-en-cuba/

sábado, 3 de diciembre de 2016

El irrespeto de Mariela Castro en Nueva York

El irrespeto de Mariela Castro en Nueva York
La hija del general habló ante Naciones Unidas sobre los derechos de la
comunidad LGTBI
Jueves, diciembre 1, 2016 | Jorge Ángel Pérez

LA HABANA, Cuba.- Un cable de la agencia cubana Prensa Latina, redactado
por Waldo Mendiluza, me advirtió que la sexóloga, parlamentaria e hija
de Raúl Castro, estaba en Nueva York. Según el referido texto, la
directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) habló en
Naciones Unidas de la justicia social que distinguió a la revolución que
triunfara en 1959, y también de la manera en que esa "generosa política"
se estuvo ocupando de los derechos de la comunidad LGBTI en Cuba.

Según el cable, Mariela alabó las transformaciones que se produjeron en
la isla, en todos los órdenes, durante las casi seis décadas de la
"revolución" en el poder, y aseguró además que esas evoluciones
contribuyeron a que la población cubana fuera mucho más abierta a la
hora de entender la justicia social, facilitando de ese modo el trabajo
contra la homofobia y otros prejuicios.

Curioso resulta la aseveración de que: "este escenario se traduce en
que, aun cuando existan problemas, no se expresen mediante la violencia,
salvo excepciones, como ocurre en otros países con mayores avances en el
campo legislativo en materia de derechos de la comunidad LGBTI". Y lo
curioso está en que otra vez ese discurso oficial está más interesado en
defender las cosas, es decir a la "revolución", que a las personas,
cuando debía ser todo lo contrario, y eso me parece irrespetuoso.
Ninguna cosa merece más respeto que una persona.

Como sabemos desde hace mucho, el respeto es una de las más grandes
virtudes del hombre. No por gusto pidió Zeus a Hermes que saliera
cargado de respeto y de justicia para entregarla a los hombres, y eso es
lo que más necesita la comunidad homosexual en Cuba: respeto y justicia.
Es desconsiderado decir que la violencia contra los homosexuales es
menor en Cuba que en el resto del mundo. Olvidar a los homosexuales que
han sufrido por la violencia es desconsiderado. Olvidar a los
homosexuales que han sido víctimas de la homofobia institucional es
grosero. Es impolítico que no se acabe de reconocer que la "revolución"
no cuidó la integridad y la dignidad de las lesbianas, de los gays, de
los transexuales. Es preciso que se hable de eso cada día y que se
nombre a los culpables.

Es insolente que una vez más se pretenda cuidar a las instituciones, a
las cosas, en lugar de amparar a esos hombres y mujeres que prefieren,
cada uno de sus días, a sus semejantes. Nada se puede avanzar si se
pretende alabar las "bondades" de una "revolución" que margina a los
homosexuales. Es contraproducente defender la política de una revolución
que creara campos de concentración para homosexuales, que expulsara de
las aulas universitarias a quienes llamó "desviados". Es insólito que la
voz cantante de esa "política de reivindicación" sea una mujer
heterosexual que no conoce del sufrimiento de quienes "representa" y
"defiende".

En Cuba hay violencia contra los homosexuales y negarlo es bochornoso.
En este país se sigue reprimiendo, y los crímenes de odio no se
resuelven aún. En Cuba, el juicio moral de sus instituciones se sigue
oponiendo a la libertad. Yo, por ejemplo, no he visto el documental
"Mariela Castro's march: Cuba LGBTI", que fue presentado en las Naciones
Unidas el pasado día 17 con la presencia de la directora del CENESEX, y
que transmitirá HBO este 28 de noviembre. Sería justo que la televisión
cubana lo pusiera en un horario estelar. Ya se presentó en el pasado
Festival del nuevo cine latinoamericano, aunque con cierta discreción, y
no podría esperarse otro proceder si aparecen en la cinta los
testimonios de algunos homosexuales que fueron agraviados por las
políticas homofóbicas de la "revolución cubana". Esa no será, al
parecer, la suerte de "Santa y Andrés", una película que tiene como
principal temática, según su director, "la libertad, la libertad, la
libertad"; eso es irrespetuoso, como también lo es el hecho de que
Mariela Castro aprovechara su visita a Nueva York para hacer algunas
compras. Ese día me escribió un amigo contándome que la había visto en
The Home Depot donde al parecer intentaba comprar bombillas, supongo que
para alumbrar su casa. Y yo me pregunto si se decidió por bujías
ahorradoras como las que yo me veo obligado a comprar.

Mariela Castro compra bombillas en Manhattan a pesar de que en una
entrevista que pasó la televisión cubana, y que le realizara la
periodista Cristina Escobar, ella asegurara que su salario no le llegaba
hasta el fin de mes.

Source: El irrespeto de Mariela Castro en Nueva York | Cubanet -
https://www.cubanet.org/opiniones/el-irrespeto-de-mariela-castro-en-nueva-york/

miércoles, 30 de noviembre de 2016

De las UMAP a la 'Mariconga'

De las UMAP a la 'Mariconga'
NIVIA MONTENEGRO | Claremont | 30 de Noviembre de 2016 - 11:30 CET.

Producido por cineastas y productores cubanos y estadounidenses, el
recién estrenado documental HBO —Mariela Castro's March: Cuba's LGBT
Revolution— se ocupa del programa de aceptación de la diversidad sexual
en Cuba y es sumamente iluminador.

Paradójicamente, su luz se aloja en esas áreas oscuras que se ignoran o
se tocan de prisa y de refilón, y cuyo centro es el concepto,
organización e implementación de las llamadas UMAP (Unidades Militares
de Ayuda a la Producción), ideadas por el Gobierno cubano en la década
los 60 y en las que se amontonaron personas de "dudoso carácter" o
"proclividades funestas", entre ellas homosexuales, testigos de Jehová y
practicantes de otras religiones, o jóvenes rebeldes o críticos de la
ortodoxia castrista.

Aunque el documental se encubre de equilibrio, escuchamos dos casos en
los que personas castigadas por sus preferencias sexuales perdieron
parcialmente la vista. Pero si nos remitimos a estos dos casos y
entrevistas, el pretendido equilibrio deja mucho que desear. Ambos son
emotivos, pero se documentan de modos muy distintos.

El primero entrevista a un antiguo internado en las UMAP, quien verifica
la falsedad de fotos y artículos de época que daban una imagen retocada
de lo que allí ocurría. Después viene su confesión de que haber estado
internado en esos campos destruyó su vida y lo cambió para siempre.

A continuación, y como respuesta a una pregunta o sugerencia, este
testigo ofrece un ejemplo de castigo que presenció. Un compañero suyo
fue obligado a sentarse en una silla a campo abierto todo un día y mirar
hacia arriba hasta que anocheciera. El resultado fue una ceguera parcial
de por vida de doble corolario. Si bien el joven sufrió en su propio
cuerpo las secuelas de su castigo, también sabemos que quien se atreve a
mirar al astro que brilla en las alturas de frente o a acercársele
demasiado termina por ser quemado por su relumbre. En este caso,
pensamos, fue una manera harto dolorosa de enseñar al individuo a bajar
la cabeza para sobrevivir.

Sin embargo, este testimonio nos llega de manera indirecta, ya que nunca
vemos a la persona castigada, sino a otro antiguo prisionero que le da
voz a su tragedia. Pero el momento más fuerte de esta breve entrevista
ocurre cuando este testigo tiene la valentía de plantear su propia
pregunta: ¿por qué no ha habido un reconocimiento de todo el mal hecho y
una disculpa a sus víctimas? La respuesta que nos da el film en voz de
Mariela Castro es un breve "lo siento". Y a otra cosa mariposa.

El otro ejemplo de victimización, ahora a nivel personal y en la que el
Gobierno no se vio directamente implicado, se extiende y visualiza de
forma dramática. Vemos a la víctima, que nos cuenta todo el episodio de
represión, se muestra una especie de dramatización de sus secuelas
psicológicas y, por último, asistimos al desvelamiento de una pupila
corroída por el ácido machista. La testimoniante transgénero afirma al
final que aunque no puede ver la luna que está allá arriba por completo,
sí puede adivinar que sigue ahí. Comprendemos entonces que no es lo
mismo mirar o retar al astro rey que vislumbrar algún rayo lunar que
arroje algo de esperanza.

En cuanto al origen de la campaña de Mariela Castro —simpática, bella y
fotogénica— se despacha también con un sencillo apartado: en 1990, nos
dice la directora del CENESEX, la Organización Mundial de la Salud (OMS)
proclamó que la homosexualidad no es una enfermedad. ¿Debemos suponer
que solo a partir de ese momento llegó a Cuba la luz de una verdad
medicalizada para iluminar las pupilas al clan gobernante? Porque es con
esa escueta proclamación de extramuros que el régimen se lava las manos
de toda responsabilidad legal y moral por el sufrimiento y la
humillación infligidos a miles de seres que el propio Fidel Castro
calificó de "extravagantes".

Si en la actualidad se aboga por una aceptación de la diversidad sexual
e identitaria, la "Mariconga" como se le conoce popularmente, liderada
por la figura de Mariela Castro, obviamente excluye la política. Todas y
cada una de las escenas de celebración de la diversidad sexual o de
oposición a la homofobia terminan con un canto de unidad socialista o
revolucionaria: podemos bailar la conga, pero sin sacar los pies del plato.

Llama la atención en el filme las localidades que se escogen para las
celebraciones, casi siempre capitales de provincia o remotos pueblos
rurales en los que la caravana encabezada por Mariela Castro interpela a
humildes campesinos que se escabullen, dan respuestas monosilábicas o
utilizan ambigüedades humorísticas al interrogatorio de los miembros de
la caravana.

También se documentan casos aislados en pleno campo cubano de parejas
gays o lesbianas, o de familias con miembros transexuales cuyo
agradecimiento a Mariela Castro denota un personalismo del mismo corte
del que se le prodigó a su tío durante más de medio siglo.

Queda la pregunta de por qué no se incluyen las grandes ciudades de
Cuba, en las cuales puede haber mucha más diversidad de opiniones sobre
sexualidad y homofobia, menos necesidad de alfabetización sexual, y más
disposición a discutir esos temas. O, quizás aún más evidente, por qué
Mariela Castro, miembro de la Asamblea Nacional del Poder Popular ella
misma, se abstiene de hacerle las mismas preguntas a sus colegas de esa
asamblea, o a militares de la cúpula castrista, antaño implicados en el
diseño y los objetivos de las UMAP. Y, por supuesto, ¿por qué no
entrevistar a otros antiguos internados o internadas, por razones
homofóbicas o no, en esos campos de trabajo forzado?

Son preguntas como estas las que revelan el acercamiento light del
documental a problemas históricos y políticos que se tiñen de
modulaciones seudocientíficas para escamotear antiguos juicios
moralizantes de la ortodoxia castrista.

Al eludir áreas específicas que testimonien de primera mano cuál es o
fue el telón de fondo de las fastuosas celebraciones actuales del
colectivo LGBT en el teatro Karl Marx, la fiesta sigue vigilada. Al son
de congas organizadas bajo pancartas gubernamentales, Mariela Castro
pretende liderar una nueva línea suave en la cual calles que antaño
"eran de Fidel" se abren ahora a fieles y felices seguidores a plena luz
del día. Pero portando sombrero o gafas, por si las moscas...

viernes, 25 de noviembre de 2016

‘Mariela Castro’s March’ Review: Changing minds in Cuba

'Mariela Castro's March' Review: Changing minds in Cuba
An HBO documentary about transgender persecution raises more questions
than it answers.
By JOHN ANDERSON
Nov. 24, 2016 5:19 p.m. ET

"Mariela Castro's March: Cuba's LGBT Revolution,"
Monday, 9 p.m., HBO.

As a venue for high-quality nonfiction films, HBO Documentaries has few
peers. So it's with some dismay that one drinks in "Mariela Castro's
March: Cuba's LGBT Revolution," which is, at best, weak filmmaking and,
at worst, pure propaganda. Like courtroom lawyers, documentary makers
should never raise questions they can't really answer, and there's no
trace of an answer to the question at the heart of the film: What do Ms.
Castro's father, President Raúl, or her uncle—Fidel—think about her
efforts to normalize relations between their idealized society and the
transgender people who have been persecuted as a matter of policy since
1959?

Well, as Ms. Castro says, changing attitudes toward homosexuality in
Cuba is a tough fight, "even if your name is Castro." It's the only time
she alludes to who she is, or the people she knows.

To give director Jon Alpert the benefit of the doubt, he was probably
under considerable constraints in making his film, which portrays Ms.
Castro as La Pasionaria of LGBT Cuba, but fails to address what any
viewer would want to know—namely, what Ms. Castro's mission is all about
and why it doesn't include asking her father to change government
policies. Do her connections shield her from abuse, or even prosecution?
She mentions toward the end of the 45-minute film that she is the only
member of Cuba's Parliament to ever vote "no" on a bill (labor
legislation that failed to include protections for transgender workers).
But this will just aggravate the sense in the audience that it's getting
something less than the full story.

The status of LGBT society in Cuba is a little vague: Same-sex
relationships were decriminalized in 1979, but, of course, stigmas
remain, and as we see in "Mariela Castro's March," attitudes take time
to evolve. What Mr. Alpert gives us are parades, galas and baseball
games, and visits with various members of the LGBT community in Cuba:
Luis Perez, for instance, an older gay man, reflects on his experience
in a forced-labor camp, which excluded him later from education and
employment; Margarita Diaz, a former member of Cuba's national tennis
team, was ousted, she says, for being a lesbian. Brothers Juani and
Santi discuss their fractious relationship as kids, when Juani—Cuba's
first female-to-male beneficiary of sexual-reassignment surgery—was a
girl. "I beg your forgiveness," Santi says, referring to his bullying of
Juani as a child. It's a moment utterly lacking in spontaneity.

"Lots of people support my work," Ms. Castro says. How about Dad? We
know how her husband feels: On a bus trip to a pro-LGBT event, they
hug—everyone, she says, should have their happiness. "Sometimes," she
adds, "couples feel like strangling each other." A few more candid
moments like that would have made for a better movie.

Source: 'Mariela Castro's March' Review: Changing minds in Cuba - WSJ -
http://www.wsj.com/articles/mariela-castros-march-review-changing-minds-in-cuba-1480025954